TOC

Puedo escucharte contar estrellas al millón infinito treinta y cuatro,

Mientras beso las pecas en tus hombros para que pierdas la cuenta, y así escuchar tu arrullo de:

«!Otra vez! una, dos, tres…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.