Si me pidieran que hable de ti…

Se me ocurren dos escenarios posibles.

  1. No sabría por donde empezar.
  2. No sabría cuando detenerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.