Me preocupa

Ya no sabia que hacer sin tu voluntad imponente, guiándome, librándome de la tentación de enamorarme de ti.

Así que me enamore un poquito, solo y consciente de ello además.

Y atardeció el sabor de tu sonrisa en medio de un beso,

y te susurre mi vida entera al oído a las 3:15 de la mañana,

Y te bese al aire deseándote buenas noches.

Me desperté primero que tu, para adorar el desorden de tus poses poco elegantes,

Y aun así pensé que no te molestaría despertar levitando en un orgasmo.

Y me preocupa,

Necesito que aparezcas para que pongas orden,

Ya he visto lo que hacen tus manos, y confió en ellas ciegamente,

Materialízate para que me aclares si estoy cayendo o flotando,

Ven a hacer conmigo lo que quieras,

Amarrarme la razón,

O liberarme el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.