Sesión 4: Y – Pero – Por tanto

Cuando hilamos una historia existe algo llamado PULSOS, y estos pulsos son los bulletpoints que la narrativa debe tocar para que dicha historia tenga sentido.

Para explicarlo mejor, un pulso es la unidad minima en una historia, es un latido en el corazón de tu novela, tu película, tu cuento, es lo que le da vida, si una historia es un mapa del tesoro, entonces los pulsos son la línea punteada que marca el camino.

Y si lo queremos hacer más simple aún, un pulso es un evento que marca un antes y un después en tu historia, ya veremos un ejemplo más adelante, pero mientras tanto, vamos con el tema de hoy.

Cuando somos niños contamos historias con “y entonces”, que puede construir una historia con un principio y un fin, pero no necesariamente un medio o un tema. Las historias se tratan de causa y efecto, y para lograr la causa y el efecto no puede ocurrir ningún “y entonces” ya que esto no describe ni conecta causas y efectos y solo llega a los pulsos de forma forzada, sin sentido alguno, para evitar este error debe ocurrir un “y – pero – por tanto”

Ej:
Había un hombre y una mujer
Y entonces estaban en una casa en un bosque
Y entonces tenían una mascota que era un perro
Y entonces tenían dos hijos y entonces estaban jugando con el perro
Y entonces el perro mordió a uno de los niños
Y entonces el señor se molesto
Y entonces devolvieron al perro al sitio de adopción

En este caso, los pulsos están presentes:
– Una pareja con dos hijos
– Adoptan a un perro
– Van a una casa que tienen en el bosque
– El perro ataca a uno de los niños
– Regresan al perro al sitio de adopciones

Pero nos faltan las causas y las consecuencias, y eso es lo que hace el Y – PERO – POR TANTO.

Había un hombre y una mujer con dos hijos Y deciden adoptar un perro, PERO no sabían que el perro se sentía nervioso en espacios abiertos porque sus anteriores dueños lo ataban en un árbol en el patio antes de maltratarlo, POR TANTO, no consideraron que sería un peligro para sus hijos cuando los llevaran a vacacionar en la casa del bosque.

Los niños salen al patio a jugar con el perro Y este a pesar de mostrarse nervioso al principio decide salir tímidamente a jugar, PERO los gritos de alegría, las risas, las carreras fueron poco a poco trayéndole malos recuerdos al perro que confundió dichos gritos con su previa experiencia de maltrato, POR TANTO entro en modo defensivo Y uno de los niños se acerca a él en tono juguetón PERO el perro confundido y pensando que lo iba a maltratar lo muerde, POR TANTO los niños llaman a sus padres, que al ver esta situación entran en la casa Y discuten el destino del perro, quieren una mascota para sus hijos PERO no quieren que tal episodio se vuelva a repetir, POR TANTO deciden regresar al perro al centro de adopción.

Esto crea tensión, ahora con los pulsos describiendo, no solo lo que debe suceder, si no el por qué sucede y las consecuencias de ello, tenemos una historia más redonda, con sentido e incluso con un tema.

Así que como ejercicio para dominar esta técnica, toma una historia existente, puede ser un poema, una canción, una película, un mito, cualquier formato que cuente una historia, y cuéntala nuevamente, pero en lugar de usar la narrativa, desglosa la historia en los pulsos y en los Y – PERO – POR TANTO. y mas importante, cualquier historia que tengas en este momento, por pequeña que sea, sométela al filtro del Y – PERO – POR TANTO, a ver que ajustes necesita para tener sentido y que no quede como la ultima temporada de Game of Thrones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.