2 / 28

Puedes imaginar que esta voz y tus dedos son los de tu amante, tu crush, tu fantasia, o que de alguna forma alguien los esta controlando, tus dedos, tus manos a partir de este momento son simples instrumentos de mi voluntad, jugando contigo, disfrutándote, masturbándote.

Y tan fácil como seria simplemente hacer esto, intenta en lo posible de tomarte tu tiempo, si fuera yo, susurrando estas palabras en tu oído {algo que me encanta hacer}, te haría seguir estas instrucciones lentamente en el transcurso de no menos de una hora.

Así que, vamos a comenzar.

Ubícate en un lugar cómodo, tu cama, un sofa, un puff, un lugar donde puedas tener privacidad y estar relajada. no es necesario que te desnudes, solo quiero comenzar a provocarte, y la ropa me ayuda en eso, lo que si necesito es que te quites el sostén, todo lo demás, puede quedar tal y como está.

Ya conoces las reglas, no puedes acabar sin mi permiso, y no puedes tocarte en donde yo no te haya dicho que te toques.

Comencemos por que quiero que te tomes un momento para apreciar y reconocer tu cuerpo, acuéstate, tomemos esta primera sesión como una especie de meditación de sexo tántrico, un pequeño ritual de… calentamiento, para iniciar estos 28 días.

Pon una de tus manos en tu vientre mientras con la otra sostienes el celular o controlas la pantalla en donde estés viendo esto.

Piensa en los dedos de tus pies, siéntelos, muévelos, deja que tu mente mueva tus pies, tus piernas, dóblalas un poco, ábrelas un poco, deja que tu mente ahora mueva un poco tus caderas hacia arriba, en pequeños cirulos, y siente como se comprimen naturalmente tus labios vaginales, siente la tela que te cubre, la presión que hace sobre tu piel, lo suave que se siente, tu olor, tu color de piel, tus pecas, tus lunares, los pliegues de tus labios, mójalos con la lengua y muérdelos un poco.

Piensa en esa mano sobre tu vientre, en los dedos de esa mano, que pronto estarán obedeciéndome, piensa en tus tetas, independientemente de tu opinion de ellas, porque ahora me pertenecen, son mías, y hay millones de hombres y mujeres allá afuera que matarían por verlas, por tocarlas, y tu, puedes jugar con ellas, cuando te de la gana, piensa en la suerte que tienes.

Piensa en la tela que los cubre, el roce de esa tela con tus pezones, ese roce leve que se crea cada vez que inhalas y exhalas, respira profundo, siente ese movimiento milimétrico, exhala, haz esto un par de veces mas, inhala, cuenta hasta 5 y exhala, una vez mas… y una vez mas, siente como tu cuerpo se relaja con cada exhalación.

Ahora, hazlo nuevamente, 5 repeticiones mas, pero con los ojos cerrados.

Y una vez mas, pero esta vez, vamos a poner esa mano sobre tu vientre en movimiento, y quiero que solo con la punta de tus dedos comiences a hacer el recorrido que tus pensamientos te indiquen, quiero que comiences a recoger tus rodillas y a abrir tus piernas solo un poco mas, que la planta de tus pies quede plana sobre el sofa o el colchón donde estas acostada. Lleva esa mano con su caricia suave sobre tus muslos, hasta llegar a tus rodillas y entonces, baja nuevamente, lleva esa caricia hasta tu monte de venus, haz un poco de presión, debemos despertarlo. Muy bien, sigue subiendo en dirección a tus senos, toma toda tu mano, y con ella sostén tu seno completo

Sigue subiendo por tu cuello, dale acceso total a tus dedos par jugar por los puntos débiles de tu cuello, hazte esa cosquilla que te mata, sigue y aprieta un poco tu lóbulo, como un pequeño mordisco, y ahora acaricia tus labios.

Perfecto, ya deberías estar relajada y cada parte de tu cuerpo despierta

Quiero recordarte que eres sexo, toda tu, no solo esa parte de ti entre tus piernas, todo tu cuerpo es sexo, estas hecha por sexo, estas hecha de sexo, estas hecha para el sexo.

Quiero que vayas turnando tus manos para masajear tus senos, por encima de tu ropa. apriétalos levemente, pasa la punta de tus dedos, tus uñas por ellos, crea un espiral desde afuera y acércalo poco a poco a la punta de tu pezón, y cuando llegues, dales un pellizco, retuércelos, mueve tu dedo mariposeando sobre ellos hasta que sientas que se endurecen.

Cuando estén duros, regresa a envolveros con tus manos, y ahora con la punta de cada uno de tus dedos separados sobre tu seno, ciérralos poco a poco hasta apretar tus pezones entre tu pulgar y tu índice, siéntelos responder, pero mas aun, siente la respuesta entre tus piernas. Cada vez que los aprietas, cada vez que los retuerces, cada vez que los enrollas y los envuelves, sientes un poco mas la necesidad de tocar tu clitoris, de llevar tus dedos hasta tu vagina y comenzar a jugar… pero no puedes, aun no.

Enfócate en tus pezones, deja de ser amable con ellos, pellízcalos tan duro como puedas mientras se sienta bien y cuando estén apretados quiero que hales, hala hasta que se te escapen de los dedos, siente el estorbo de la ropa, el deseo de tocar tu piel y aquel vapor que comienza a emanar entre tus piernas.

Ahora, sube tu franela, tu top, tu blusa, y llévala al nivel de tus pezones, cúbrelos y descúbrelos, arriba y abajo, sobre tus tetas, sobre tus pezones, quieres tocarlos? imagina lo que quisiera estar haciéndoles yo.

Puedes ahora tocar tu propia piel, sobre tus tetas que son mías, siéntelas, juega con ellas, se siente bien? tócalos como te gusta, como te gustaría, moja tus dedos en tu boca y siente esa humedad calientica apoderarse de la temperatura de tu cuerpo, saboréalos, quiero que hagas esto hasta que las ganas de masturbarte se apoderen de ti, hasta que tus caderas comiencen a moverse solas buscando fricción,

Comienza a deslizar tu mano hacia abajo, siente crecer la necesidad de tocarte mientras mas te acercas, aun no puedes hacerlo, solo por encima de la ropa, acaricia tu clitoris, y sigue bajando, aplica un poco de presión en tu sexo, suelta y vuelve a aplicar presión.

Siente la tela humedecerse, aun queda esa ultima frontera que conquistar, entonces coloca tu dedo medio en ese pequeño canal entre tus labios, sube y baja, presiona un poco mientras lo haces, siente esa piel suave ceder a la presión, abrirse a tu roce, estas lista, pero aun no harás mas nada, solo quiero que disfrutes del movimiento de tu dedo en la entrada de tu sexo, si puedes, acaricia tus pezones con la otra mano.

Finalmente, sobre la ropa aun, estimula tu clitoris, suave, movimientos leves, con presión firme. repite esto y luego comienza a hacer esos pequeños circulos que te gusta hacer.

Acelera el ritmo, que los círculos sean mas rápidos, con mas presión y si tu panty lo permite, súbela, de modo que quede dentro de ti, y una vez así, usa tus manos para seguir acariciando tus tetas y mueve tus caderas al ritmo que movías tus dedos hace un momento.

Cuando te sientas complacida con eso, quiero que bajes tus pantaletas, no completamente, solo lo suficiente para que puedas tener acceso completo, hasta las rodillas, tampoco quiero que te sientas totalmente libre, pero quiero que abras las piernas tanto como puedas y comiences a jugar con tu dedo del medio, solo por fuera, ¿lo sientes ya? ese contacto piel a piel, tu dedo humedecerse, quiero que cuentes, exactamente 20 círculos en tu clitoris y luego quiero que metas tu dedo, solo la punta, adentro y afuera, 10 veces, luego 20 círculos mas sobre tu clitoris.

Cada vez que termines de hacer tus círculos vas a meter el dedo, solo un poco mas profundo, hasta que lo metas todo, pero solamente puedes meterlo y sacarlo 10 veces, y regresar a tu clitoris.

Cuando ya hayas hecho esto y tu dedo este hasta el tope de humedad, quiero que uses tu otra mano, y mientras con una mano vas metiendo tu dedo, con la otra vas a hacer los círculos sobre tu clitoris.

Hora de aumentar el placer, usa dos dedos dentro de ti, úsalos hasta que estés en la cresta de la ola orgásmica, en ese momento en que sabes que el orgasmo esta por venir, sin apuros, disfruta el viaje.

Cuando sientas que el orgasmo esta cerca… ya sabes lo que tienes que hacer, detente, respira y no acabes.

Mira tus dedos, mira lo húmedos que están, mira como brillan, siente tu corazón latir, tu respiración, ese calor que sube desde tu vientre y se aloja en tu pecho, siente lo resbaladizos que están, es la forma que tiene tu cuerpo de decirte que estas lista para que te coja, para recibir mi lengua y para que se sienta increíble.

Usa esa humedad para aplicarla como un perfume en tus pezones, pruébala si quieres, ¿te gusta? Imagina andar con ese olor a sexo, caminar por ahí y de vez en cuando te llegue esa escencia a tu propia excitación.

Sigue, dos dedos, y con la otra mano, círculos en tu clitoris, aun no hemos terminado, escucha los sonidos que provocas, cuando entran tus dedos, cuando salen, cuando te coges ese coñito divino, escucha lo húmeda que estas, deja que salga un gemido, chiquito, y luego otro, imagina que estoy cerca y lo haces para provocarme, imagina que te estoy mirando y hazme un show, muerde tus labios, saca tu lengua, mírame con morbo, invítame a mirar sin tocarte, mira como me tienes excitado.

Deja tus dedos adentro, hasta el fondo y muévelos uno arriba y otro abajo, serpenteando dentro de ti, !sin acabar!

Ya tu cuerpo te pide otro ritmo, el tuyo, escúchalo entonces, eso es, profundo, hasta que la ola vuelva a aparecer, disfrútalo, y cuando estés llegando al punto de no retorno, desliza tus dedos hacia afuera, y acaricia tus labios húmedos, acaricia tus tetas, siente las contracciones de tu vagina pidiendo que la dejes acabar, y dale entonces una palmada, como una cachetada, tan duro como puedas soportarla

Y detente.

Hemos terminado por hoy.

Y lo hiciste muy bien.


Nota: he habilitado los comentarios anónimos, en caso de que gustes compartir tu experiencia con cada uno de los días, o tengas alguna sugerencia, bienvenida siempre.


Anterior: Reglas Básicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.